• ¿Ya has pensado tus propósitos para este 2016?

    La semana pasada hablamos sobre los sentimientos que nos resultan incómodos y las maneras en que tratamos deshacernos de ellos. Nuestra recomendación es no generalizar esos sentimientos “negativos”, por ejemplo si pienso que “siempre estoy triste”, estoy dando a entender que es algo estable y más difícil de cambiar, en cambio, si pienso “ahora estoy triste”, entiendo que es una respuesta a un acontecimiento puntual, y lo más importante, que es pasajero.

    Siguiendo los consejos del Dr. David Sack, os presentamos el siguiente interesante propósito para este 2016:

    1. Dejar de lado el control

    Aunque podemos planear, organizar y anticipar muchas cosas, siempre habrá muchas más que no podremos controlar. El orden y el control hacen que nuestro mundo sea más estable y lo percibamos como predecible, más seguro. Puede resultar difícil aceptar que no podemos controlar todo, pero esto nos ofrecerá una mayor tranquilidad mental y apertura a lo que la vida tiene para ofrecernos, a dejar que las cosas fluyan por sí mismas. En vez de estresarnos cuando nos damos cuenta de que hay tantas cosas que escapan de nuestras manos, por esto, respira hondo y enfócate en aquello que sí puedes controlar: tus reacciones.

    Deja tu comentario →

Deja tu comentario

Cancel reply