• Siempre positiva

    Ver la botella medio llena, luz en la oscuridad o que cualquier tiempo pasado fue peor, son algunas de las creencias que deben predominar en nuestra mente para poder ver la vida de una forma positiva.

    Para llegar a tener una visión positiva de lo que nos rodea entran en jugo dos vías: interna y externa.

    Nuestro yo interno es crucial. Sin duda los pensamientos son los protagonistas de la historia de nuestra vida. Está comprobado que a las personas no nos afecta lo que nos sucede en nuestro día a día, sino lo que nos decimos sobre lo que nos sucede. Y es que el dolor es inevitable pero no el sufrimiento, dependiendo de la importancia que le demos a las cosas nos afectarán de una manera u otra. Los extremos no son buenos, no todas las cosas son excelentes o terribles, en el término medio está la clave.

    Por otro lado, lo externo y lo que nos rodea también influye en nuestra forma de ver la vida. Es fundamental tener pequeños objetivos e intentar alcanzarlos poco a poco. Trazar una rutina de vida que nos mantenga activados. No debemos caer en periodos de desgana, dudas e incertidumbres que no nos dejen ver el sentido de nuestra vida. Todos tenemos un por qué para seguir adelante y para ser siempre positivos.

    Deja tu comentario →

Deja tu comentario

Cancel reply