• Cultiva la curiosidad

    Reconectarse con la curiosidad y el asombro, algo que era tan natural en tu infancia, mejorará tu bienestar mental y físico. Una investigación muestra, por ejemplo, que sentir curiosidad está asociado con niveles inferiores de las proteínas que se cree que influyen en el desarrollo de la depresión, enfermedades del corazón, diabetes, artritis y Alzheimer. La curiosidad también nos hacen más conscientes de nuestro lugar en el mundo y nuestra conexión con él, y por ello nos impulsan a actuar de un modo más pro-social. Además, se ha demostrado esa conciencia del presente y el entorno hace que parezca que el tiempo pasa más despacio, algo que a veces necesitamos en nuestras vidas sobrecargadas.

    Deja tu comentario →

Deja tu comentario

Cancel reply